Daniel Johnstone: Virtuoso y enigmatico cantautor de culto

Daniel fue un cantautor y artista visual estadounidense considerado como una figura importante en la escena de música alternativa.

Johnston nació en 1961 en Sacramento, California, siendo el menor de cinco hijos y creció en New Cumberland, West Virginia, donde su padre, un ingeniero y piloto de combate de la Segunda Guerra Mundial, consiguió un trabajo en Quaker State. 

Dibujando durante mucho tiempo antes de dedicarse a la música, Daniel llegó a apreciar a artistas como John Lennon, Yoko Ono, Bob Dylan, David Bromberg, Queen, Neil Young, Sex Pistols y, especialmente, The Beatles. Comenzó a grabar música a finales de los 70’s, cantando y tocando el piano, así como el órgano de cuerdas. 

Cuando se mudó a Texas, comenzó a atraer la atención de la prensa local y un gran número de seguidores, gracias a su hábito de repartir cintas a las personas que conocía. Durante esa época sus presentaciones locales en vivo fueron muy concurridas y muy esperadas, Su posición lo llevó a aparecer en un episodio de 1985 del programa de MTV The Cutting Edge con artistas de la escena musical de Austin.

En 1990 tocó en un festival de música y al regresar en un avión privado pilotado por su padre, Johnston tuvo un episodio psicótico maníaco; creyendo que era Gasparin el Fantasma Amigable sacó la llave de encendido del avión y la arrojó afuera. Su padre, un ex piloto de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, logró aterrizar con éxito el avión, a pesar de que "no había nada más que árboles". Aunque el avión fue destruido, Johnston y su padre salieron con heridas leves. Como resultado de este episodio, Johnston fue internado involuntariamente en un hospital psiquiátrico. 

El interés en Johnston aumentó cuando Kurt Cobain fue fotografiado con frecuencia vistiendo una camiseta con la imagen de portada del álbum de Johnston Hi, How Are You?. Cobain incluyó a Yip/Jump Music como uno de sus álbumes favoritos en su diario en 1993. 

A pesar de que Johnston residía en un hospital psiquiátrico en ese momento, hubo una guerra de ofertas para ficharlo. Se negó a firmar un contrato de varios álbumes con Elektra Records porque Metallica estaba en la lista del sello y estaba convencido de que eran satánicos y lo lastimarían, finalmente, firmó con Atlantic Records en febrero de 1994 y ese septiembre lanzó Fun, el cual fue un fracaso comercial. En junio de 1996, Atlantic eliminó a Johnston del sello.

En 2004, Johnston lanzó The Late Great Daniel Johnston: Discovered Covered una compilación de dos discos. El primer disco incluía versiones de sus canciones de artistas como Tom Waits, Beck, TV on the Radio, Jad Fair, Eels, Bright Eyes, Calvin Johnson, Death Cab for Cutie, Sparklehorse, Mercury Rev, The Flaming Lips y Starlight Mints, con el segundo disco presenta las grabaciones originales de Johnston de las canciones. 

A lo largo de su carrera, las canciones y los dibujos de Daniel se han inspirado hasta cierto punto en su lucha constante contra la depresión maníaca, lo que le otorga una conmoción adicional a sus tiempos de búsqueda del alma.

Daniel Johnston expuso sus desgarradoras historias de amor no correspondido, percances cósmicos y tormento existencial a una audiencia de culto internacional en constante crecimiento. Sus admiradores incluyen un buen número de músicos y críticos exigentes, que junto a sus fans aclaman su carrera. 

El 11 de septiembre de 2019, Johnston fue encontrado muerto de un presunto ataque al corazón en su casa en Waller, Texas. Se cree que murió durante la noche, un día después de haber sido dado de alta del hospital por problemas renales.

La colección Vans x Daniel Johnston inspira nuevas conversaciones sobre problemas de salud mental, financiando y creando contenido, proyectos y eventos mediáticos reflexivos. Apoyamos la misión de eliminar el estigma y la vergüenza en torno a la salud mental, para que las personas se sientan abiertas a comunicarse, una conversación a la vez.

En EPIC estamos orgulloso de ofrecerte toda la colección de este magnifico cantautor en todas nuestras sucursales Vans, porque a veces el skate boarding es más que solo unos trucos.